martes, 26 de agosto de 2014

DON RAMÓN NO. RAMON SÍ. PERDÓN, RAMÓN NO, DON RAMÓN SÍ

DON RAMÓN NO. RAMON SÍ. PERDÓN, RAMÓN NO, DON RAMÓN SÍ

   Parece un juego de palabras pero no lo es. Quizás estèn marcando un poco la filosofía,  la forma de ver y de entender la vida desde el episcopado de este pequeño y gran hombre que fue Ramón Echarren, que para mí, a partir de ahora, será Don Ramón.
   Mucho se habló en su momento del por qué vino a estas tierras afortunadas; mucho se habló de la escuela de donde  venía,  ( de la academia de Mons. Tarancón) mucho se escribió sobre su forma de hacer pastoral.... pero está claro que quiso y fue un pastor. Nunca se le subió el episcopado a la cabeza, nunca tuvo el báculo y la mitra como bandera, sino que siempre ondeó en su pensamiento que "el que roba para comer, no tiene pecado". Por eso, para mí, siempre fue un consecuente evangélico de los pies a la cabeza, y por eso merece a pena que le llame D. Ramón.
   El domingo pasado, Jesús nos llamaba a todos y cada uno de nosotros a dejarnos edificar por él. Nos llamaba por nuestro nombre ( tu eres Paco, Tina, Félix...Pedro)  y en cada uno de nosotros quiere quedarse a vivir porque somos su proyecto vivo. A D. Ramón,  también lo llamó por su nombre para edificar en él y que él fuera el pastor de una Iglesia en medio del Atlántico azotada por el viento, pero acompañada por el sol que ilumina los pasos de quienes vivimos en ella.
   Lo social fue su gran impulso. Caritas era lo más importante.  El trato con la gente, con los que acudían a él era prioritario, por eso siempre decía "mi madre no me puso monseñor,  me puso Ramón" casi llegó a convertirse en una obsesión. A veces, creo, que el propio clero, su clero, se sentía celoso de los necesitados. En alguna ocasión puede ser que pensaran que " pensaba" más en la gente que en los curas; creo que los discípulos, a veces, tampoco entendían al maestro.
   Para mí seguirás siendo Ramón,  pero mereces que te llamen D. Ramón.  Tu Osasuna, ha quedado huérfana, aunque sea en segunda; tabacalera, también. Los politicos te echarán en falta, a alguno también le has señalado con el dedo. Tus homilías no eran teológicas, eran sociales y aunque los medios de comunicación no eran lo tuyo, has ocupado la portada de algún periódico, cosa que no le pasa a muchos.
   Ramón,  descansa en paz. Pediremos (muchos) por tí; intercede tú también por nosotros, sobre todo por esta tierra a la que has querido y amado; intercede por tus sucesores y por tu clero; intercede por tu Iglesia canaria: tú no eres Pedro, pero Jesús por tí, edificó una etapa de esta Iglesia canaria.
   Hasta la próxima


   Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario