jueves, 14 de mayo de 2015

LA ASCENSIÓN Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN



No hace mucho les comentaba que había tres jueves en el año que relumbraban más que el sol: jueves santo, corpus christi y la ascensión. Pero por motivos laborales, por aquello de no perder excesivos días sin trabajar, menos el jueves santo, todos los pasaron a domingo: desgraciadamente no trabajamos, por falta de trabajo claro, ni jueves ni domingos.
La Ascensión son de esas solemnidades que probablemente y con ojos racionales no entendemos. No entendemos porque eso de que un hombre, cual nave espacial, suba al cielo, pues no encaja en la mente de muchos, incluso en la mente de más de un teólogo. ¿Cómo alguien de carne y hueso puede, por su propio pie, llegar al cielo, si sabemos que éste no es un lugar geográfico?. Y nosotros como bobos, mirando hacia arriba. "Galileos, (tú, yo, tu suegra, el vecino..). ¿qué hacen ahí mirando al cielo" (Hechos 1,1) A veces que mala costumbre tenemos de quedarnos parados y no actuar.
Quizás con la ascensión comienza el "destete" cristiano del cristiano. Hasta ahora lo que hemos hecho ha sido compartir experiencias, vivencias, recorrer caminos,  a veces morder el polvo de la realidad diaria y ... recorrer pueblos y ciudades acompañando al Maestro. En más de una ocasión hemos dicho "¡qué bien se está aquí!". Ahora se va. Ahora nos dice que empieza nuestra historia. Ahora comienzan los exámenes de lo que hemos aprendido y vivido estando con él. Sin duda tarea nada fácil, pero prueba que nos sirve para comprobar el grado de maduración en la fe.
Pero también el capricho del calendario, quiere que este fin de semana sea la jornada de los medios de comunicación social. Comunicar es expresar de forma que nos entiendan y social a todo el que nos quiera escuchar. Nosotros somos el o los medios para ello. Hay que comunicar socialmente aquello que para nosotros es importante. No solo los periodistas, los comunicadores, los que tienen una carrera en comunicación otorgada por una universidad celebran su día. Todos podemos ser comunicadores de Buenas Noticias, de Evangelios. Todos podemos ser periodistas cristianos y también celebrar este día. Dice el Evangelio de este fin de semana: "Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio a toda la creación" (Mc, 16,15).

Pero también y a veces, los periodistas son una profesión de riesgo. Riesgo incluso de su propia vida, pero su entusiasmo, su ilusión, sus ganas... le llevan a continuar adelante. Parece que hoy en día, el ser cristiano también puede ser una vocación de riesgo, de hecho la es y cuesta la vida.. y lo es porque probablemente sea una vocación  que se empeñan en que sea devaluada. Pero amigos no nos olvidemos que sigue siendo Buena Noticia y las buenas noticias nunca pasan.
Amigos, disfrutemos de lo que anunciamos. No miremos pensativos y preguntándonos y ¿ahora qué?. Espabilémonos, seamos capaces de reaccionar y tomar decisiones porque a veces en las equivocaciones tenemos la posibilidad de corregir errores. Seamos capaces de autocorregirnos con mirada crítica pero con capacidad de ser humildes. Seamos felices con lo que proclamamos. No tengamos la mirada perdida para quien nos mire crea que en nosotros no hay una buena noticia. Tengamos, eso sí, los pies en la tierra y - al mismo tiempo - tengamos la capacidad de denunciar aquello que nos parece y es injusto. Que se nos note el "destete" pero al mismo tiempo sin olvidar quien es nuestro guía y maestro.
No nos olvidemos de como tenemos que ser periodistas, humildes, amables, comprensivos, ... manteniendo la unidad en la paz. (Ef 4, 1). Teniendo esto claro seremos capaces de mucho, incluso de "coger serpientes con las manos". Total nada.
¿Qué les parece si lo intentamos?


                          
         Hasta la próxima


         Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario