viernes, 12 de junio de 2015

SI BUSCAS MILAGROS, MIRA: MUERTE Y ERROR DESTERRADOS


          

¿Saben? Si comparo ahora (y ya saben que las comparaciones son odiosas) con hace 30 años los temas académicos, los estudiantes de antes tenían una memoria prodigiosa o se aprendían literalmente cosas que quizás pedagógicamente no fueran muy ortodoxas, o no fueran situaciones de aprendizaje las más adecuadas o metodológicamente no fueran las más correctas. Sin embargo, he aquí lo curioso del tema, con el paso del tiempo no se han olvidado. Luego algo hemos aprendido y a pesar de todos los peros, nos ha servido quizás como cultura general. Quizás los estudiantes de ahora no tengan esa memoria y quizás tengan mucha metodología, pero ¿saben mucho?.

            Eso es lo que me ha pasado a mí. Quizás con reminiscencias del paso juvenil por el monacato mendicante, recuerdo que una de las figuras estelares en la pasarela de los santos, era sin duda Antonio, aquel que murió en Padua (Italia) y al que han anexionado multitud de protectorados entre ellos el del matrimonio. En la piedad popular, hay lo que se llama el Responsorio de San Antonio que comienza diciendo: ""Si buscas milagros, mira: muerte y error desterrados". Y es curioso que un santo al que se le atribuye este responsorio, hoy tiene una actualidad más vigente que nunca.
       
     Antonio viene a decir casi como el refranero español que "a mal tiempo buena cara". Creo que los milagros no son cosas del pasado, sino que siguen siendo de mucha actualidad. Hoy se siguen dando milagros: milagro es aquel que con 421 € al mes pueda sacar adelante a su familia durante 30 días al mes; milagro es aquel que teniendo una enfermedad irreversible, su alegría en el rostro sea la constante de cada uno de los días; milagro es que las parejas sigan manteniendo su vitalidad en el amor como el primer día, y muchos más.

            Pero en todos estos milagros se da una constante: la muerte y el error se destierran. La muerte y el error no tienen cabida en personas que el positivismo, el lado bueno de la vida tiene que imperar sobre lo malo; en situaciones como las que estamos viviendo en los tiempos que corremos, de crisis, de ansiedad, de desánimo...milagro es el optimismo de la gente que a pesar de todas las dificultades no quiere que la parte negativa de la vida sea el detonante que impere en su quehacer diário.
            A nivel de fe, también el desánimo puede entrar en muchas de nuestras comunidades parroquiales: ¿dónde van los niños que hacen la primera comunión?; ¿dónde van los padres que tienen reuniones prebautismales?... "pero el Reino de los cielos se parece a un hombre que echa simiente, se echa a dormir y sin saber como, va germinando y crece". (Mc 4, 26). Es casi como Marta que nos afanamos en exceso por ciertas cosas que si tienen que suceder lo han de hacer, pero hay que ser optimistas: desterremos la muerte y el error, lo negativo de nuestra vida.
            La grandeza de los milagros, la grandeza de los santos, no ha sido por haberle concedido el Nobel de alguna cosa, sino por las cosas pequeñas, por los pequeños granos de mostaza; por ese dejar caer aquello que puede hacer posible que los demás crezcan.
            No nos importe gastarnos en favor de los demás. No nos importe utilizar nuestro tiempo para sembrar en la tierra de otros y al mismo tiempo que sembramos también nos abonamos a nosotros mismos; no tengamos miedo a aprender de muchas de las religiosidades del pasado, que nos puedan servir en el presente.
            Miremos a ese músculo que en su sístole y diástole, en su encogerse y estirarse nos permite vivir y al mismo tiempo dar vida. Vivimos con y por el corazón; él es la fuente de nuestros sentimientos más profundos que son los que dan sentido a nuestra vida. El viernes: sagrado corazón; el sábado Antonio y el Domingo la mostaza. No se puede pedir más a un fin de semana.
            Felicidades a los Antonios/as
            Hasta la próxima

            Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario