viernes, 25 de septiembre de 2015

UFF: TOCA ELECCIONES PERO.... ¿HAY QUE ENTRAR COMPLETOS EN EL REINO DE LOS CIELOS?


UFF: TOCA ELECCIONES PERO.... ¿HAY QUE ENTRAR COMPLETOS EN EL REINO DE LOS CIELOS?
¿Saben?. Se me antoja otro fin de semana complicado. Complicado porque lo más probable es que nosotros lo queramos así: hoy se pueden sentar algunas bases para que cierto pueblo, amparándose en una votación que algunos consideran ilegal, pueda decidir su futuro alejado la unidad de los demás. Encima, este fin de semana el evangelio nos va a recordar con qué cosas no podemos entrar en el Reino de los Cielos. No se si los recortes también afectan al cielo, o por el contrario hay que entrar ligeros de equipaje.
Recuerdo que conocí a una señora, que ya murió la pobre, que siempre tenía una obsesión y era que cuando le llegara su hora de partir de este mundo a la casa del Padre, que no la enterraran desnuda: ¡cómo se iba a presentar a Padre Dios de esa guisa, sin vestir!. Bueno entiendo que el respetito es muy bonito y más en el cielo. Lo más probable es que esta señora nunca entendió que el cielo no es un lugar geográfico a donde tenemos que ir. Que da igual, en un principio, de la forma en que lleguemos, lo importante, como en el deporte es llegar.
Pero claro, leyendo el evangelio de este fin de semana, no se si se podrá entrar entero en el Reino de los cielos, o si por lo menos habrá alguien que lo consiga, porque no es fácil.
Quiero creer que sí. Y lo quiero creer porque todavía hay gente que cree en que el Reino de los Cielos es posible. Si tuviéramos que definir el Reino de los Cielos con una palabra, creo que la que mejor le sirve es la de "vida". El Reino es Vida, pero esta con mayúscula. Creo que a pesar de las dificultades por las que estamos viviendo, sigue habiendo gente que desde el convencimiento del evangelio, que desde el convencimiento del mensaje de Jesús de Nazaret, sigue impartiendo alegría, jovialidad, entusiasmo.... en definitiva vida.
Es por ello que entiendo que el evangelio de este fin de semana no hay que tomarlo al pie de la letra puesto que entonces no entraría nadie. Normalmente, es curioso, que aquellos que suelen tener algún defecto físico, suelen ser , a veces, los más cercanos, los más amables, los más entusiastas... los que normalmente dan de aquello que carecen y que nosotros, precisamente por tenerlo, igual no le damos importancia. Pero sí es verdad que para poder conseguir la felicidad no hay que llevar la maleta demasiado llena. Para conseguir la Verdad o el Reino de los cielos no es necesario una facturación y pagar exceso de equipaje.
Sin duda hay que liberarnos de aquello que nos aleja de la verdad. Hay que liberarnos de aquello que no deja que cuidemos del que tenemos al lado; hay que liberarnos de aquello que hace que no nos pongamos en la piel del que necesita que le echemos una mano y a veces nos volvemos locos discutiendo como tenemos que discutir para poder darles una solución.
Dios no quiere ni mancos, ni cojos, ni ciegos.... quiere seres que con el
corazón limpio han pasado por el examen del amor. Seres que han gastado y desgastado su vida en favor de todos aquellos que lo han necesitado. Por eso es más fácil entrar por el ojo de una aguja que a quien no se desprende de lo que no necesita en el reino de los cielos.
Amigos, amigos políticos y los que no lo son. Procuremos que las elecciones sean para unir a la gente; que las elecciones sean para favorecer el bien común y en especial el de los más necesitados y todos juntos podremos entrar en el reino de los cielos, pero completitos.
Hasta la próxima
Paco Mira


viernes, 18 de septiembre de 2015

LAS SIGLAS DENOTAN CULTURA Y HUMILDAD. POR EJEMPLO ISTIC


LAS SIGLAS DENOTAN CULTURA Y HUMILDAD. POR EJEMPLO ISTIC
No se si desde que entraron en nuestras vidas las nuevas tecnologías, o por la prisa con la que nos movemos en la sociedad que nos ha tocado vivir, cada vez son más las abreviaturas que tenemos - o dicen que tenemos - que utilizar para poder comunicarnos. No hace falta nada más que mirar un móvil de cualquiera de nuestros jóvenes y como no estemos en la "onda", lo más probable es que no nos enteremos de la conversación que les ocupa.
Pero no solamente nuestros jóvenes. Los medios de comunicación social se encargan de hablar de ciertos organismos nacionales o extranjeros, de economía o de política... que son los que dominan el orbe en el que nos movemos. Hasta la Iglesia ha caído, no sé si en la trampa, pero sí en las siglas. Si hablamos del G.9, ¿sabríamos decirle a la gente lo que significa en el Vaticano?. Y es curioso que es una de las revoluciones que el Papa Francisco ha puesto en marcha en su pontificado. Pues nada: voy a dejar que investiguen.
Claro no digamos si hablamos de FMI, PIB, ONU, NASA, ONG, etc....todas seguro que nos suenan, pero ¿sabemos lo que significan todas?, pues a lo mejor no. Y si les pregunto ¿qué es ISTIC, sabríamos decir a quien nos pregunte lo que es y significa?.
Precisamente la semana pasada la colecta iba destinada a esas siglas, a esas abreviaturas. Y lo curioso del caso, como claro en el de los jóvenes cuando hablan por el móvil, es que detrás de las siglas hay personas, hay trabajo, hay cultura, hay ganas, hay ilusión, hay entusiasmo, hay compañerismo, hay ganas de vida y de vivir, aunque esas siglas signifiquen Instituto Superior de Teología Islas Canarias.
El ISTIC es un centro de cultura, de cultura teológica, filosófica y humana. Es un centro de convivencia entre la fe asentada de muchos y de la fe incipiente de otros; es una convivencia de quien está en período de búsqueda y aquellos en los que las pistas de la vida lo van teniendo un poco más claro. El ISTIC quizás no tenga una fama como la facultad de medicina de no sé dónde o la facultad de ingenería aeroespacial de la Nasa, pero sí tiene la suficiente cercanía para no tener nunca la puerta cerrada y que pueda entrar todo aquel que busca y quiere encontrar más todavía.
Es curioso como el evangelio de este fin de semana pone a un niño en medio de una discusión. Quizás ese niño puede ser Aylan, el que apareció muerto en la orilla de la playa. La sencillez, la humildad... son los signos que tienen que marcar el ámbito cultural. Cuando la cultura se convierte en un arma para poder destacar por encima de quien no tiene acceso a ella, es un arma peligrosa y el ISTIC es el prototipo de la sencillez y humildad de quien desde la pequeñez quiere buscar la grandeza en el saber.
Esta semana entra el otoño. Esa estación, que con la caída de la hoja, deja a cada uno con su grandeza y miseria a la vista de todos. Seguro que el ISTIC podría ser mejor o plantearse de otra manera, pero es el que tenemos y que entre todos tenemos que quererlo, amarlo, mimarlo, apoyarlo y desde la razón que nos da su sabiduría corregirlo si es preciso. Sin duda el centro teológico es una oferta que Dios hace y sentimos miedo y nos aferramos más a las ofertas de los hombres.
Amigos, aprovechemos las ofertas que la vida nos da, que nos pone a nuestro alcance. No descartemos el saber, nunca es tarde. Nosotros en el ISTIC tenemos una maravillosa oportunidad de formación para transmitir un mensaje que se me antoja único y sin siglas. Animo y adelante.
Por cierto me uno a los que se cabrean y lloran por "rompesuelas" el toro de la Vega de Tordesillas, pero ¿nos cabreamos y lloramos por los inmigrantes que tocan en las puertas de nuestros corazones?.
Hasta la próxima
Paco Mira



viernes, 11 de septiembre de 2015

SÍ, SÍ. LA PREGUNTA ES A NOSOTROS. VENGA, ESTA ES LA PREGUNTA, ¿QUIÉN DICES QUE SOY YO?


SÍ, SÍ. LA PREGUNTA ES A NOSOTROS. VENGA, ESTA ES LA PREGUNTA, ¿QUIÉN DICES QUE SOY YO?
            Está claro que si nos tocaran por la espalda, un día normal y por la calle, lo más probable es que le contestemos con mala cara y encima le preguntemos, quién es usted para tocarme sin permiso. Eso nos demuestra que no somos capaces de reconocerle, de conocerle... por mucho que vengamos a misa, por mucho que nos demos golpes en el pecho, o que tranquilicemos nuestra conciencia echando una monedita en un lampadario o vayamos caminando a no sé que santuario.
            Y es curioso, que ¡con nosotros está y no lo conocemos!, con nosotros camina todos los días, con nosotros pasa los mejores momentos de cualquiera de nuestros ratos, y con nosotros es capaz de derramar una lágrima, de ofrecernos un pañuelo y..... seguimos sin conocerle. Seguro que camina en una patera, que camina junto a otros jugándose la vida por salvarla; que intenta cruzar alambradas; que viene a caritas todas las semanas, que de vez en cuando nos toca en la puerta de casa pidiendo porque su hijo llora y no tiene la cena de ese día....¡ y seguimos sin querer conocerle!
            Lo más probable es que en los tiempos que corremos, nos siga preguntando ¿quién dice la gente que soy yo?. Y nosotros, agentes de pastoral, curas de parroquia, obispos de diócesis, etc.... respondemos diciendo que lo más primordial es reconducir una situación que se nos antoja complicada por los flujos migratorios y no pasarnos del cupo que nos tienen asignados; lo más probable es que respondamos con homilías que pueden ser de lo más provechosas o cartas pastorales que animan a quien se siente en la duda y recriminan a quien no echa una mano y que siempre le ponemos el mismo nombre: políticos.
            Pero es que nosotros, agentes de pastoral y colaboradores en la fe, hemos decidido dar testimonio de quien decimos que creemos y en quien decimos que hemos puesto toda nuestra confianza. Que somos, para muchos, espejo y modelo de un tal Jesús de Nazaret. Y resulta que Santiago, en su carta, nos dice con una claridad meridiana que dar testimonio, es ser consecuente entre lo que decimos que creemos y lo que hacemos: ¿de qué sirve la fe, si no tenemos obras?

            Pero la pregunta sigue siendo, ¿quién decimos nosotros que es un tal Jesús de Nazaret?. Se lo pregunto a los padres que bautizan a sus hijos. Se lo pregunto cuando ellos crezcan y también le hagan la misma pregunta. Se lo pregunto a los padres que acercan a sus hijos para que estos hagan la primera comunión y que muchos dicen que no y los padres que sí, ¿qué le decimos a ellos?. Se lo pregunto a los matrimonios que quieren que Dios ratifique su amor en público. Si muchos de los invitados les preguntaran por qué, ¿qué dirían ellos?. Se lo pregunto a los catequistas, a los miembros de los equipos de liturgia, a los coros parroquiales, a mí mismo, Paco ¿quién crees que es Jesús de Nazaret?. La verdad es que no sé si me atrevería a afirmar con Pedro, Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.
            Me gustaría que las lecturas de este fin de semana. Que los acontecimientos sociales que estamos viviendo; que las tragedias que contemplamos a menudo, nos lleve a preguntarnos de qué lado estamos, en qué lugar nos posicionamos. Ojalá que seamos capaces, como Santiago de volver a afirmar, "enséñame tu fe sin obras, y yo, por las obras, te probaré mi fe". ¡Qué fácil y qué complicado al mismo tiempo!. Pero Jesús ha dejado caer el pañuelo para retarnos, ¿quién dicen ustedes que soy yo?.
            Igual hasta nos ponemos colorados, damos evasivas o nos escondemos.
        Hasta la próxima
            Paco Mira



viernes, 4 de septiembre de 2015

¿ UN VIACRUCIS EN EL TIEMPO ORDINARIO?. POR FAVOR, MAMÁ PINO


¿ UN VIACRUCIS EN EL TIEMPO ORDINARIO?. POR FAVOR, MAMÁ PINO
         No les voy a revelar nada nuevo, si les digo que un buen maestro o profesor no es el que en la fase de oposición ha sacado en todas las pruebas un premio cum laudem, es decir, el máximo galardón que por sabiduría se le puede dar a una persona en nuestro país. El buen maestro o profesor es el que habiendo sacado ese premio, es capaz de transmitir a sus alumnos sus conocimientos y encima estos se divierten aprendiendo y con lo que aprenden. Ese sí es un buen maestro. Claro está, si hacemos un repaso por nuestros colegios, muchos lo consiguen y otros están en fase de ello, empezando por nuestros ministros e incluso por nuestros consejeros.
         Si hablamos de metodología y de pedagogía, siempre he dicho que nuestra Iglesia, esa que tanto criticamos por no ser coherente o consecuente con lo que dice que predica, ha sido y es un ejemplo a seguir. Y lo es precisamente porque desde el silencio es capaz de transmitir un lenguaje simbólico en el que no hacen falta palabras. Veamos, sin ir más lejos, todos los sacramentos o toda la liturgia  que no dejan de ser un lenguaje que dice un montón de cosas pero desde el silencio, y con gestos.
       
  La Iglesia es capaz de transmitir en el tiempo y lugar apropiado aquello que quiere que se sepa: un viacrucis no es más que una forma de dar a entender un mensaje en el momento y espacio adecuado, la cuaresma. Un mensaje que quiere dejar entrever cuales han sido los últimos pasos de Jesús, antes de su manifestación suprema de amor en la cruz. Pero es más, la Iglesia adapta el lenguaje al tiempo que le corresponde y no fuera de él. Por ejemplo no es normal un viacrucis en Diciembre, porque no le corresponde.
         Todo esto viene a cuento, porque estamos ahora litúrgicamente hablando en el tiempo ordinario, es decir no hay nada extraordinario que la Iglesia quiera resaltar en el camino de la fe. Sin embargo la sociedad en la que vivimos sí está fuera de contexto a nivel humano. Lo que se está viviendo en Europa no tiene nombre. Lo que se está viviendo en Europa está lejos de las categorías humanas más asequibles. Miles y miles de seres humanos están viviendo su particular viacrucis fuera del tiempo que les corresponde.
       
  Yo me pregunto, con el salmista, ¿hasta cuándo Señor, seguirás olvidándonos?, ¿hasta cuándo Señor va a triunfar mi enemigo?. El flujo migratorio que se está produciendo en Europa no es normal. Las imágenes de muertos que han acabado su particular viacrucis en una Europa democrática, avanzada, tecnológicamente casi perfecta, económicamente casi saliendo de la crisis... que veamos a gente gateando por alambradas, muertos en camiones - paradógicamente - de comida de animales, muertos en los mares que representan eternidad por su inmensidad.... no es normal. A veces me pregunto si es verdad que vivo en la Europa que se pinta en las noticias de los informativos.
       
  Esta semana subiré a la Virgen del Pino. Subo por dos motivos: porque me apetece el compartir caminata con amigos y familiares y porque me apetece que después del esfuerzo me pueda encontrar con mi madre en la fe. Cuando esté delante de ella no solo le pediré por los míos, le pediré por los del viacrucis fuera del tiempo que le corresponde; le pediré para que acoja en su seno a todos aquellos que han dejado su esperanza e ilusión en el intento, ¡ que triste es eso!.
         Me gustaría que todos los que subamos a Teror, le pidamos a nuestra madre, no que baje el precio del alcohol, sino que suban las ganas de ver a los demás como hermanos nuestros, especialmente a los más débiles. ¿Para qué tantas reuniones para ver si nos ponemos de acuerdo?. ¡por favor, BASTA YA!. Mamá Pino, estamos hablando de seres humanos, de tus hijos, ruega por nosotros y por ellos.

         Hasta la próxima
         Paco Mira