viernes, 12 de mayo de 2017

LAS APARICIONES TAMBIÉN TIENEN GPS


Este fin de semana, Fátima, el lugar portugués mundialmente
conocido, está de cumpleaños. Pero cumpleaños centenario. Un 13 de Mayo de 1917, tres niños eran los privilegiados de una aparición que iba a marcar sus vidas, la de sus vecinos, amigos y familiares y sobre todo iba a marcar para toda la vida la de la ciudad de Fátima. Lucía, Jacinta y Francisco iban a ser testigos de un acontecimiento único y quizás, para muchos envidiable.
Hoy en día no sé si se produjera algo parecido a aquel acontecimiento, tuviese la repercusión que tuvo entonces. Probablemente desde el párroco de Iría, lugar donde se encuentra la cueva, hasta el Vaticano las dudas, los interrogatorios, quizás el escepticismo, seguro que el reconocimiento médico a los interesados.... nos dejarían una huella que quizás el tiempo hubiese borrado. Pero en Fátima no. Dios, a través de María, ha dejado su huella. Dios, a través de María, le ha hablado al hombre.
Es curioso que el evangelio de este fin de semana, nos habla casi
como de un gps. En un mundo cada vez más tecnificado. En un mundo cada vez más dominado por las nuevas tecnologías, Jesús va y nos dice que "yo soy el camino, la verdad y la vida". ¡ Cuántas veces recurrimos a los gps para que nos digan el camino que no encontramos!. ¡Cuántas veces recurrimos a los gps para encontrar la dirección correcta en el momento oportuno y en el lugar adecuado!.
Las apariciones reales y verdaderas, no los desvelos de alguien que cree que fue y no sucedió tal cosa, no dejan de ser las huellas que Dios va dejando en el camino de los hombres. Unos hombres que tienen que tener un condicionante como lo dice el propio evangelio: "te doy gracias, Padre, porque se lo has escondido a los sabios y entendidos y se lo has revelado a la gente sencilla". Y el evangelio va y se cumple: Dios, por María, se habla a tres niños, a tres pastores sencillos y humildes de una localidad humilde y sencilla a las afueras de Fátima.
Jesús hoy nos vuelve a mostrar su tecnología. Jesús este fin de semana nos vuelve a dar la realidad de un mundo tecnológico:
Yo soy el Camino, la Verdad, la Vida. ¿por qué buscamos fuera lo que tenemos dentro?. Da la impresión que no nos fiamos del gps que tenemos continuamente con nosotros. Lucía, Jacinta y Francisco hicieron como hace dos mil años María, la que ahora habló con ellos. En aquella ocasión María, con miedo sin duda, le dijo al ángel que se hiciera la voluntad del Padre. Ahora, estos tres niños no dudan de la voluntad de Dios a través de María.
Mucho se ha especulado sobre el contenido de los mensajes de la Virgen. Quizás sea lo de menos. Nuestra curiosidad nos ha comido y recomido por dentro para saber si se había cumplido alguno de ellos. Pero lo más importante es que los tres niños han escuchado la voz de Dios en María y la han puesto en practica.
Probablemente cuando un niño nace, nosotros cuando lo vemos exclamamos: "es igualito a su Padre/madre" o "si se te pierde no te preocupes que te lo llevan a casa". No se si los que nos ven por la calle pueden decir de nosotros que somos igualitos a Jesús, que somos igualitos que nuestro Padre. Seguro que Dios, como a Lucía, Jacinta y Francisco también nos está hablando
todos y cada uno de los días, pero probablemente nosotros no sabemos reconocer esas palabras y esa huella en la realidad cotidiana.
Probablemente digamos que son apariciones baldías, o alucinaciones sin sentido, pero Dios habla y deja huella a los que no se hacen problemas excesivos con su mensaje, sino a la gente humilde y sencilla; a los que son limpios de corazón y la verdad es la bandera de su mensaje.
Felicidades a ellos, a Fátima como pueblo y a las mujeres que llevan su nombre, felicidades a los que son igualitos que su Padre" y reconocen a Jesús como el Camino, la Verdad y la Vida
Feliz Pascua
Hasta la próxima
Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario