viernes, 25 de mayo de 2018

A PESAR DE TODO, SIGO CREYENDO


Saben que a veces los acontecimientos de la semana pueden marcar una reflexión y creo que esta semana es propicio para ello. ¿Saben donde está la línea roja entre la libertad de expresión, el insulto y la ofensa?. Pues yo creía saber donde estaba, pero me he dado cuenta que no.
Esta semana el actor – entre otras cosas – Willy Toledo, decía – con perdón – (eso lo digo yo) que “cagarse en Dios, no es una blasfemia, sino libertad de expresión”. Les puedo confesar, que cada vez entiendo menos este maravilloso mundo en el que vivimos y del que tengo el honor, sin escogerlo, de poder compartirlo con un montón de gente. Siempre he entendido que la ley del Oeste americano, la ley del país donde no había leyes y que estas se solucionaban con una pistola al más rápido, pues esa ley, en teoría se ha acabado y que todos entendemos que mi libertad termina donde empieza la tuya y viceversa. Y por eso somos libres, pero de aquella manera.
Probablemente si a Willy le dijera que yo me acordaba de su madre en un tono jocoso, burlesco y con palabras mal sonantes, …. entiendo que él lo interpretaría de una manera que no es razonable y probablemente yo haría lo mismo. Seguro que él no lo interpretaría como libertad de expresión sino como un insulto de alguien que no conoce y menos a su madre.
Pero creo que tampoco el marco, le ha ayudado. No puedo meterme en la boca del lobo, para denunciar que el lobo es peligroso. Creo que las iglesias no son el mejor lugar para la blasfemia disfrazando esta de libertad. Tampoco los amigos. Me resulta curioso que los que nunca entran en una Iglesia (eso sí que es respetable ) por el motivo que sea, en esta ocasión lo hagan para una reivindicación insultante. Bueno amigo, Willy: a pesar de toda tu libertad de expresión mal sonante, sigo creyendo.
Pero también este fin de semana se acumulan las complicaciones. Hay que hablar de la Trinidad. Créanme que no es fácil. No es fácil dar con el ejemplo básico que nos ayude a entender un misterio que se me antoja complicado. Yo a mis alumnos lo que les digo que es como aquel hombre/mujer que es médico, hace deporte y además está federado en un equipo de ajedrez. ¿son tres personas diferentes?. No. Son tres en una sola unidos por el amor.
Eso entiendo que es la Trinidad: el amor que une los diferentes ministerios, posturas, realidades eclesiales. Si desde el amor somos capaces de realizar diferentes tareas, probablemente nuestra Iglesia, esa a la que Willy Toledo insulta, sería mejor de lo que es. No niego – nunca lo he hecho – que nuestra Iglesia pueda ser mejor de lo que es, pero es una realidad con la que tenemos que convivir y es lo que nos hace fuertes y capaces de que cuando nos caemos nos volvemos a levantar.
El amor es el motor que tiene que mover todo lo que hacemos los hombres y mujeres no solo en la Iglesia, sino en la sociedad en la que vivimos.
Si somos capaces de vivir desde esa realidad, la Trinidad se convertirá en ese desatascador que sirve para desatascar esas tuberías que a veces están obstruidas por el desaliento, por la envidia, por el egoísmo, por la falta de generosidad… por tantas y tantas realidades que en la vida nos hacen caminar de una manera determinada.
Aún así, a pesar de todos los inconvenientes de la vida, vuelvo al principio: aún así, sigo creyendo.
Hasta la próxima
Paco Mira

viernes, 18 de mayo de 2018

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y PENTECOSTÉS

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y PENTECOSTÉS


No hace mucho se celebraba la jornada de los medios de comunicación social. Se celebraba la jornada de los periodistas, de los que comunican, de los que dan noticias bien sea en la prensa, en la radio o en la televisión. Me planteaba que el mundo es una noticia constante, todos los días suceden cosas y probablemente cosas distintas. Todos los días, los medios de comunicación, nos permiten conectarnos, al mismo tiempo, en lugares muy dispersos. No es malo porque nos hace ser críticos con nosotros mismos y con quienes nos proporcionan las noticias.
Cuando me hago esta reflexión, pienso que estamos en el fin de semana de Pentecostés, en el fin de semana del Espíritu, en el fin de semana en que nos invitan, nos obligan, nos exigen dar "noticias" a los periodistas, a los comunicadores cristianos, que somos todos, por medio del bautismo. Dar nosotros noticias, es dar la noticia buena, es dar a conocer el Evangelio. No es una noticia fácil de digerir, es una noticia que en más de una ocasión hace daño e hiere a más de uno, pero "la verdad nos hace libres" y muchos periodistas no se sienten libres o con libertad para poder dar a conocer las noticias.
El Espíritu Santo es ese gran desconocido. El Espíritu Santo es el que no se asoma a la ventana, pero el que sí sopla en la ventana para que sintamos una bocanada de aire fresco que nos impulsa a no quedarnos bobos mirando para ninguna parte: "¿qué hacen mirando al cielo varones sin alegría?". ¡ Qué triste cuando un periodista no pone entusiasmo en la noticia que da!.¡Qué triste cuando un periodista no salta de alegría cuando da la primicia de que Jesús de Nazaret vive todavía entre nosotros. Que no nos ha dejado, que su Espíritu nos tiene que impulsar a que la brasa del amor encendido no se apague!. Pues oigan: ser periodista no es fácil.
Probablemente estemos viviendo nuestro periodismo en un momento de calamidades, de guerras, de noticias - a veces - faltas de esperanza, de noticias a las que no le vemos mucho sentido... pues en medio de todo eso está el Espíritu que nos dice que otro tipo de noticias, de buenas noticias son posibles.
Probablemente si tuviéramos que examinarnos de buen periodista de buenas noticias, habría que recurrir a los dones del Espíritu Santo, a las condiciones que tenemos que tener para dar esas noticias: Amor: quien no ama al Padre es imposible que anuncie el amor en los demás; Alegría: las dificultades son muchas. Que no decaiga la alegría en medio de ellas; Paz: paz a ustedes les dirá Jesús. No podemos dar lo que no tenemos;Paciencia, y más en el mundo en el que estamos; Longanimidad, es la fuerza de flaqueza, el coraje que tenemos que tener.; Benignidad, tenemos que saber dar cariño a los demás; Bondad, especialmente con los que más sufren; Mansedumbre, el freno a no dejarnos llevar por la ira; Fidelidad, nada ni nadie nos puede separar del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús; Modestia, probablemente no salgamos en primera página, pero ahí estamos; Continencia, nos ayuda a saber controlarnos en situaciones nada fáciles; Castidad: dar buenas noticias, a veces, supone renunciar a muchas cosas.
Ya ven que ese gran desconocido, poco a poco en nosotros, se va conociendo un poco mejor. Ojalá que estemos atentos a las actitudes del propio Espíritu. Que seamos periodistas que guiados por él demos Buenas Noticias.
Hasta la próxima
Paco Mira

viernes, 11 de mayo de 2018

AGENDA SEMANA 14 AL 20 DE MAYO



LUNES 14 SAN MATÍAS APÓSTOL
A LAS 18:30 HS. REUNIÓN DE FORMACIÓN DEL PROYECTO COMUNITARIO DE ALIMENTOS ARCIPRESTAL PARA TODOS LOS VOLUNTARIOS DE CARITAS DE TODAS LAS PARROQUIAS DEL ARCIPRESTAZGO EN LOS SALONES PARROQUIALES DE SAN JUAN APÓSTOL Y EVANGELISTA.
A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.


MARTES 15 SAN ISIDRO
A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.
A LAS 20:00 HS. REUNIÓN DEL GRUPO DE LITURGIA.


MIERCOLES 16
A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA. A CONTINUACIÓN REZO COMUNITARIO DE VÍSPERAS.
A LAS 20:00 HS. REUNIÓN DE COORDINACIÓN DE CATEQUISTAS DE TODOS LOS NIVELES DE LA PARROQUIA.


JUEVES 17 SAN PASCUAL BAILÓN
A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA. SEGUIDAMENTE ESPACIO DE ORACIÓN PERSONAL ANTE EL SEÑOR EXPUESTO EN LA EUCARISTÍA.


VIERNES 18
A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.
A LAS 20:00 HS. VIGILIA DE PENTECOSTÉS EN LA PARROQUIA DE SAN NICOLÁS DE BARI DONDE NOS REUNIREMOS TODAS LAS PARROQUIAS DE LOS ARCIPRESTAZGOS DEL SUR, SARDINA-VECINDARIO E INGENIO Y AGÜIMES.

SABADO 19
A LAS 19:30 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.


DOMINGO 20 DOMINGO DE PENTECOSTÉS
A LAS 08:00 12:00 Y 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.
EN LA CELEBRACIÓN DE LAS 12:00 HS. UN GRUPO DE NIÑOS DE LA PARROQUIA RECIBIRÁ A JESÚS SACRAMENTADO EN LA EUCARISTÍA POR PRIMERA VEZ.



EXCURSIÓN INTERPARROQUIAL EL 30 DE MAYO. VECINDARIO-SAN MATEO-LOS LLANOS DE LA PEZ (ALMUERZO)-VALLESECO-TEROR (CELEBRAREMOS LA MISA POR LA TARDE)-VECINDARIO. PRECIO:5 EUROS. CADA UNO LLEVA SU COMIDA. APUNTARSE ANTES DEL 15 DE MAYO EN LA PARROQUIA.


COMIENZA LA PREINSCRIPCIÓN DE CATEQUESIS EN LA PARROQUIA DURANTE LOS MESES DE MAYO Y JUNIO. TODA LA INFORMACIÓN LA TIENEN EN EL TABLÓN PARROQUIAL EN LA FACHADA DE LA IGLESIA

DE ANIMALES, PERO SOBRE TODO DE AMOR Y COMPROMISO



DE ANIMALES, PERO SOBRE TODO DE AMOR Y COMPROMISO

De vez en cuando es bueno culturizarse. Por eso cuando hay alguna palabra que no entendemos o cuyo significado no lo tenemos muy claro, es necesario y conveniente acudir a las fuentes. Estos días se armó el revuelo por una palabra que iba unida al delito. La palabra es “manada”. Lejos de interpretar lo que probablemente no fuera, acudí al diccionario de la Real Academia de la Lengua y define ésta, con lo siguiente: “conjunto de ciertos animales, de una misma especie, que andan reunidos”.
Habiendo dejado ya a un lado el tiempo de calentura, quiero expresar que nosotros , los seres humanos, también somos animales, pero que muchas veces pensamos. Sin embargo, cada día que pasa, me doy cuenta que nos estamos pareciendo más a los de la definición de la RAE: más violencia de género, más malos tratos, mas insolidarios, más bullyng… y probablemente los jueces, que además por estas fechas están en huelga, no dan avío a solucionar problemas. Una chica, está en boca de todo un país, porque una manada de animales, los de la rae, desgraciadamente así lo han querido. Me gustaría que las desgracias sirvan para solucionar lo que no funciona, no para recrearnos en el morbo televisivo o periodístico y hurgar en una herida que no nos corresponde.
Pero como siempre, el fin de semana nos trae una noticia buena (evangelio), una noticia que nos tiene que llenar de esperanza. Y la esperanza nos tiene que hacer que nos pongamos en camino, nos tiene que llevar al movimiento no al inmovilismo que nos recuerda el libro de los hechos, “¿qué hacen mirando al cielo, varones sin alegría?”. Es el fin de semana de la Ascensión.
Los discípulos de ayer, como los de hoy, hemos recibido el mandato de Jesús de anunciar el evangelio, de ser misioneros. Una buena noticia que no se puede convertir en una propiedad privada de unos cuantos, pues su alcance tiene que ser universal. La buena noticia que estamos llamados a anunciar a tiempo y a destiempo, no es un conjunto de consejos piadosos que se han transmitido de generación en generación, sino el anuncio de un proyecto de salvación que Dios tiene para todos nosotros: una palabra y una vida que, al comunicarla y compartirla, genera un dinamismo capaz de transformar hondamente la vida de quien la acoge.
Guardar el mensaje en el arcón o en el baúl de los recuerdos es un acto de egoísmo injusto. No podemos callar ni ocultar el mensaje que a nosotros nos cambió la vida llenándola de sentido, o anunciarlo solamente a los que nos caen bien, a los que nos aplauden, los que comparten nuestra forma de ser y pensar… el mensaje ha de ser a toda la creación.
Pero claro, anunciar el evangelio supone una dosis de profunda humildad. Humildad que hace que la vida sea plena, como le ocurrió a Jacinto, Lucía y Francisca, los tres pastorcillos de Fátima. Probablemente queden muchas dudas por resolver sobre las apariciones. Probablemente seamos muy escépticos en muchas de las apreciaciones, pero la humildad para acoger un mensaje de salvación está al alcance de los que han reconocido que la fe es un valor que mueve montañas, al ejemplo de María que a ellos y a nosotros nos marca el camino.
La comunidad, nuestra casa, nuestra Iglesia, tiene que ser y tener las puertas abiertas. Si así lo hacemos, probablemente estamos demostrando que hemos acogido el mensaje salvador. ¿ por qué poner tantas trabas a los que quieren volver a nuestra casa?. Pero quizás sea tema de otra reflexión

Hasta la próxima
Paco Mira

viernes, 4 de mayo de 2018

DÍA DE LA MADRE Y ¿EVANGELIO?

                               
DÍA DE LA MADRE Y ¿EVANGELIO?
Saben que soy de los que digo que cuando se celebra un día de algo es porque no funciona y por lo tanto dudo que pueda celebrarse ese día. Pero si es un día "comercial" lo que celebramos, pues peor me lo ponen. Probablemente no nos pondremos de acuerdo nunca a la hora de conmemorar dichos acontecimientos.
Este fin de semana se celebra el día de la madre. ¡Qué pena que haya que poner un día en el calendario para celebrar y poner nombre a quien por amor hizo, hace, y probablemente seguirá haciendo todo y más por cada uno de nosotros!, aunque nosotros, a veces no seamos capaces de corresponderle.
Hace unas semanas nos conmocionaba y admiraba al mismo tiempo y al menos a mí, la noticia del gendarme francés que fue asesinado tras intercambiarse por la mujer que un terrorista mantenía como rehén. En el homenaje que se le tributó, se ensalzó su valentía y su compromiso como miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Pero a raíz de su asesinato se conoció también su historia personal que hizo comprender mejor el gesto de su entrega: el agente había nacido en una familia poco religiosa, pero a los 33 años vivió un proceso de conversión: recibió la primera comunión y la confirmación tras un proceso de catecumenado y él y su esposa estaban preparando el sacramento del matrimonio. Sólo una fe cristiana animada por el amor podía pedirle ese sacrificio: entregar su vida para salvar a otros.
Una madre entrega su vida, pero ¿cómo es su amor?
Amor solidario. Una madre sabe que vivir el amor solidario significa ser capaz de alegrarse con sus hijos que se alegran y celebrar los gozos de ellos, aunque sea por un momento. Es capaz, una madre, de sufrir con ellos y hacer suyas sus causas porque se siente responsable de todo. El amor solidario le mueve a hacerse cargo de la realidad e implicarse afectiva y efectivamente en el trabajo por la vida digna para los suyos y para los demás.
El amor de madre es el amor que da la vida y ello significa que solo ganamos vida cuando la damos y de ello saben mucho las madres. Dar la vida es descentrarse y ponemos a los demás en el centro de nuestra vida. Dar la vida es ser capaces de desacomodarnos para que otros puedan acceder a una vida con dignidad; de perder nuestro nombre en favor de los hijos que han parido con un amor infinito, incluso en medio del dolor: ¡por la vida, hasta la vida misma!
El evangelio de este fin de semana nos va a recordar una y otra vez "permanezcan en mi amor". Probablemente Jesús sabía que las dificultades del mundo, de las circunstancias que nos rodean, de los cambios que nos van sucediendo en la vida... iban a llevar que la "permanencia " no era lo que se lleva. Por ello las compañías telefónicas nos exigen permanencia. Jesús nos deja libertad de permanecer con él, pero que si se hace, que sea con y desde
el amor incondicional a quien tiene un mensaje que merece la pena y nosotros le seguimos.
Si celebrar el día de la madre supone permanecer y darnos cuenta que ser hijo es porque "mamá" merece la pena amarla, me apunto no un día, sino los trescientos sesenta y cinco del año, aún con el riesgo de caer y de no levantarse en muchas ocasiones.
El evangelio es buena noticia. ¡qué bueno sería que nos levantáramos y diéramos gracias por las buenas noticias como las de una madre o las del propio Jesús de Nazaret. Así sí me apunto al día de la madre y al Evangelio.
FELIZ PASCUA
Hasta la próxima
Paco Mira