viernes, 3 de mayo de 2019

UNA MADRE NO SE COMPRA NI SE VENDE



 No soy partidario de las campañas publicitarias, y menos cuando se trata de algo que a uno le llega al corazón. No soy partidario de comercializar con los sentimientos y más si estos son los que te llevan a anunciar a los cuatro vientos que el amor no tiene fronteras y menos comercialización en ello No soy partidario de utilizar la figura de alguien que está mucho más allá de fechas, de tiendas de grandes almacenes... 
Este fin de semana, comercialmente, se celebra el día de la madre. Pero probablemente y por desgracia nos hemos acostumbrado a poner en el calendario días, que por la rutina se han convertido en todo menos, aquello que está puesto en el calendario: día de la mujer trabajadora, día contra la discapacidad, día contra el hambre.... ¡como si la historia se escribiera recordando solamente un día para ello!. Creo que hemos convertido los días en tanta rutina que ya ni miramos al calendario.
Decía Vargas LLosa (todo un premio Nóbel de Literatura) que la sociedad de ahora está marcada por "el entretenimiento y la frivolidad". Lejos de mi intención el estar en contra de todos aquellos que se dedican a entretenernos o entretener a la sociedad. Pero sí que el entretenimiento me lleva a valorar lo cotidiano. Es decir: Jesús se presenta en una realidad de lo diario, de lo normal, del entretenimiento, .... casi como cualquiera de nuestras madres. Lo son en lo cotidiano, en el entretenimiento de las veinticuatro horas que tienen los días, lo son, incluso, en el cabreo que en más de una ocasión se llevan por culpa de los demás.
El fin de semana pasado, Jesús se manifiesta en la interioridad de un templo (puertas cerradas), este fin de semana en la labor de cada día. En la pesca y en las redes de quien se dedica a su trabajo cotidiano. Pedro y sus amigos tienen - a pesar de la tristeza - que seguir adelante porque la vida continua. Tienen que afrontar la realidad de cada día, porque cada día precisamente tiene su afán. Una madre, tiene que bregar con las tempestades y con las buenas corrientes de cada día, porque para ellas también, cada día tiene su afán.
Sin duda el final del evangelio de este fin de semana es maravilloso: "¿te aseguro que cuando eras más joven , tú mismo te sujetabas la túnica con el cinturón e iba a donde querías; que cuando seas viejo, extenderás tus manos, otro te la sujetará y te llevará adonde tú no quieras" .¡Qué lección más buena!. Probablemente muchas de nuestras madres deambulan por muchos centros de mayores, por clínicas que los hijos califican de espectaculares, por residencias que cuestan no sé cuantos euros al mes... pero todas nuestras madres nos han limpiado mocos, zapatos, y otros menesteres y nosotros no somos capaces, de ayudar, en su senectud, a que se sientan un poco más felices.
Comenzaba estas letras diciendo que una madre ni se compra ni se vende. El amor de una madre - en condiciones naturales - siempre es de entrega generosa. Por eso dedicar un día al mes a nuestra madre, es como reconocer que los trescientos sesenta y cuatro restantes tienen menos valor que ese.
Reivindico el calor, el fragor, la entrega desinteresada, las noches en vela, el salir corriendo por la tos de un hijo; reivindico el hombro en el que el padre de sus hijos se apoya; reivindico a todas las madres, las que estuvieron con nosotros y las que todavía están. 
Achuchémoslas, besémoslas, digámoselo, querámoslas, ...se lo merecen. Mamá, gracias por todo lo que nos has dado y por lo que todavía, en silencio o no , nos sigues dando.
Felicidades, mamá
Feliz  Pascua
Hasta la próxima 
Paco Mira

No hay comentarios:

Publicar un comentario